Dukas...


Hoy toca sublime

El aprendiz de Brujo es una de las obras que más me han fascinado en mi vida. La recuerdo especialmente porque fue una de las últimas obras “decentes”, de la época de mi juventud, que fueron seleccionadas como “obligadas” para lo que hoy llaman “Sección de Honor” en el Certamen de Valencia, cuando yo aún no había entrado a formar parte de la Banda.

Aún recuerdo cuando escuchaba a mi padre tocar, “pa calfar un poquet”, antes de los ensayos, uno de los dificilísimos pasajes de piccolo de la obra… Siempre te quedaba el regusto amargo de que por horas que le tiraras jamás conseguirías tocar algo así con aquella nitidez… Lo cierto es que jamás lo conseguí, he de confesarlo… Me he acercado un poco, pero sólo eso. Tocar como tocaba mi padre de joven me temo que sólo está al alcance de algunos pocos privilegiados.

La versión que os propongo está grabada en el Auditorio Nacional de Madrid y se corresponde con la parte final de la obra.









La partitura aquí.





2 comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta aquí

Como solucionar "No se pueden leer tus preferencias"