Credo del músico...




Creo en Dios Padre, en Mozart y en Beethoven.

así como en sus discípulos y en sus apóstoles.

Creo en el Espíritu Santo y en la Verdad del Arte,

único e indivisible.

Creo que este Arte procede de Dios y vive

en el corazón de todos los Hombres.

Creo que quien ha paladeado una sola vez

sus sublimes dulzuras, se convierte a él

y jamás será un renegado.

Creo que todos los Hombres pueden 

alcanzar la felicidad por medio de él.

Creo que en el día del Juicio Final

serán afrentosamente condenados todos los que

en esta Tierra se hayan atrevido a comerciar

con este Arte sublime al cual deshonran

con su maldad de corazón y su grosera sensualidad.

Creo que por el contrario, sus fieles discípulos

serán glorificados en una esencia celeste y radiante,

con el brillo de todos los soles,

en medio de los perfumes y los acordes más perfectos,

y que estarán reunidos por toda la Eternidad

en la Divina Fuente de toda Armonía.

¡Ojalá me sea concedida tal gracia! Amén."




Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hasta aquí