Porque elegir LINUX y como acertar


Publico hoy un nuevo post de un bloguer invitado. En esta ocasión se trata del bloguer 1y2tres, autor de la botácora "3palmeras", un blog que os recomiendo y en el que siempre encontraréis entradas interesantes y herramientas muy útiles, seáis o no Linuxeros. Que lo disfrutéis.

Linux es un sistema operativo gratuito, con versiones para cualquier tipo de ordenador corriente, con una variedad de entornos de escritorio que se adapta a cualquier gusto y programas, también gratuitos, que cubren toda la gama de necesidades de todos los posibles usuarios. Puede ejecutar programas escritos para Windows por medio de un emulador llamado Wine. Además se puede instalar junto a otros sistemas, como Windows, en el mismo ordenador.

GNU-Linux es un sistema operativo (= Operative System, OS). El SO es una colección de programas que podemos definir como lo que hace que el ordenador funcione. La mayoría de las marcas de ordenadores, en el momento de la compra vienen con Windows como OS preinstalado. Los de marca Apple, traen Mac OS preinstalado. Hay muy pocos ordenadores que se vendan con Linux preinstalado o sin OS.


Como Windows y Mac OS son de pago, los compradores de ordenadores pagan, junto al precio del ordenador, el precio del OS. Si se vendieran los ordenadores sin OS preinstalado, los compradores ganarían en economía en el momento de la compra y sobre todo en libertad para elegir qué OS instalar.


Tanto Windows como Mac OS son buenos OS de pago, y su uso tiene ventajas e inconvenientes según las necesidades del usuario y para qué se emplee el ordenador. Cada uno de ellos tiene su entorno de escritorio típico, con sus lanzadores de programas y sus exploradores de archivos y de Internet, como Internet Explorer. En ambos casos el usuario recibe, via Internet, actualizaciones que hacen el sistema más seguro y corrigen errores, dependiendo para ello de los desarrolladores, tanto del OS como de los programas que funcionan sobre el mismo, siendo algunos de los programas más populares, el Microsoft Office y el Adobe-Photoshop, programas también de pago.



La cuestión del coste del software es importante por cuanto algunos usuarios no pueden permitirse pagar el precio que cuesta, y más teniendo en cuenta que muchas veces se le da al software un uso ocasional, como hacemos la mayoría de usuarios. Muchas entidades públicas y entidades educativas, sean de empresas públicas o privadas, en las que se requiere un gran número de ordenadores y sus correspondientes OS y software, tampoco tienen disponibilidad o facilidad para el gasto que supone dotar su parque de ordenadores con software de pago. Por tanto el empleo de OS gratuítos es una muy buena opción para reducir los costes de los sistemas informáticos.


En el caso de Linux, tanto el OS como el software de todo tipo, es gratuito y hay distribuciones de Linux, que es como se conoce la forma en que se puede conseguir una versión del OS y software, para cualquier tipo de ordenador corriente, tanto de 32 como de 64 bits y con distintas arquitecturas de hardware. Linux también ofrece actualizaciones vía Internet para su OS y todo su software y estas son también gratuitas. Por si fuera poco, en general Linux consume menos recursos del ordenador para funcionar, tanto de memoria RAM como de velocidad de procesamiento de la CPU, por lo que puede apurarse el funcionamiento de equipos más antiguos manteniendo completa su funcionalidad, eligiendo la distribución adecuada. Por tanto ya tenemos una razón de peso para el uso de Linux en algunos ámbitos concretos: su coste cero y la reutilización de ordenadores que, con los modernos OS de pago, habría que jubilar por obsoletos.


Hace unos años Linux era un OS para expertos, pues para su instalación y para su mantenimiento se requería tener conocimientos de informática. Incluso algunas distribuciones no funcionaban con interfase gráfica, sino en modo consola, o para entendernos, no funcionaban con un entorno de escritorio con ventanas. Sin embargo ahora, excepto algunos Linux para usos muy específicos, como pueden ser servidores, los Linux vienen con uno o más entornos de escritorio. En algunos casos con espectaculares efectos de escritorio que no tienen nada que envidiar e incluso superan a los de Windows o Mac OS.

Es más, al contrario de lo que sucede con los OS de pago, que traen un solo entorno de escritorio, en Linux hay toda una gama de entornos de escritorio para elegir, siendo los más populares KDE, Gnome, Mate, Xfce, LXDE y Enlightenment, que ofrecen, como es de esperar, un menú de lanzamiento de programas y de navegación de directorios. Cada uno de ellos tiene unos requerimientos distintos, siendo ultimamente Xfce y LDXE los ofrecidos por las distribuciones para instalar Linux en una máquina con menos recursos. A su vez hay varios programas tipo dock, semejantes a los que emplea Mac OS como lanzadores de programas, siendo los más conocidos Cairo Dock, Avant Windows Navigator, Docky, todos ellos combinables con los distintos entornos de escritorio, que hacen más sencillo el funcionamiento del sistema, dando al usuario libertad plena para configurar la forma en que interactuará con el ordenador y el aspecto y funcionalidad que tendrá su escritorio.


En el apartado del software, para empezar, es sorprendente la cantidad de programas que el usuario puede descargar e instalar eligiéndolos de una lista, que típicamente son del orden de 30.000, totalmente adaptados a la distribución instalada en el ordenador. Estos programas cubren toda la gama de usos: accesibilidad, auxiliares, ciencias, educación, gráficos, herramientas, juegos, multimedia, oficina, programación, sistema. Las más sobresalientes por citar algunas, son LibreOffice, similar a MS-Office; Gimp, similar a Adobe-Photoshop; Firefox, similar a  Internet Explorer. Lo mejor para mi gusto, es la gama de programas científicos, educativos y de edición gráfica y multimedia. Lo menos evolucionado, son los programas de juegos, aunque van mejorando.

Muchos programas escritos para Windows pueden funcionar en Linux instalando previamente un emulador de Windows llamado Wine, de manera que si no podemos prescindir de una aplicación que estábamos usando en Windows, hay muchas probabilidades de que la podamos emplear también en Linux si no nos gusta su equivalente nativo para Linux. Algunas distribuciones traen Wine preinsalado.


Muchos periféricos, como por ejemplo escáners, hasta hace poco no traían drivers o controladores de dispositivo para Linux. Este era un inconveniente a la hora de elegir instalar Linux en el ordenador. Cada vez más los fabricantes de dispositivos van solucionando estas carencias. Sin embargo, hay otra solución para este problema: si el ordenador ya traía Windows de compra, se puede reducir el espacio que ocupa en el disco y dejar espacio para crear otra partición en la que instalar Linux. Los discos de las distribuciones de Linux, en el momento de instalarlas, preguntan si se desea compartir el disco de forma que puedan arrancarse a voluntad cualquiera de los dos OS; es lo que se conoce como arranque dual. El proceso mediante el que el instalador consigue la coexistencia de los dos OS, creando las particiones necesarias, es prácticamente automático y da como resultado un ordenador que puede seguir usando Windows para dar servicio a los periféricos de los que sólo teníamos drivers para Windows y usar Linux para todo lo demás, a voluntad.

En la página de mi blog, http://3palmeras.wordpress.com/ordenadores/ he publicado un número considerable de pruebas de distintas distribuciones, junto con otros comentarios sobre software. Invito al sufrido lector a que la visite para poder elegir aquella que más le convenza. Algunas de mis favoritas son Mint, Lubuntu, Netrunner, PCLinux...

Gracias por llegar hasta aquí. Recuerda que parafraseando a un comentarista económico famoso, usar Linux no es pecado.


DISCLAIMER.- Use el software y procedimientos descritos bajo su sola responsabilidad. Parte del software que se menciona puede modificar el sistema operativo del ordenador y provocar perdidas de informacion o mal funcionamiento del mismo. No se ofrece ninguna garantia ni implicita ni explicita. Ni se admite ninguna responsabilidad por mal uso o perdidas originadas en equipos informaticos o en datos que contengan, causadas por software y metodos que aqui se indican.



Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hasta aquí